La pesada mochila de reemplazar al Pulpo Paul

El Gato Aquiles metió el primer pleno en su trabajo como oráculo de Rusia 2018

El Gato Aquiles, encargado de las predicciones para el Mundial, ya acertó su primer veredicto: Rusia venció a Arabia Saudita en el partido inaugural. El felino, tras dudar unos segundos, había elegido comer del plato de comida que tenía la bandera del país anfitrión.

La utilización de animales como pronosticadores no es algo nuevo y tiene su antecedente reciente en el Pulpo Paul, quien gozó de una eficacia perfecta en el certamen ecuménico de Sudáfrica 2010 y se transformó en uno de los mayores atractivos de aquella competición.

Tal fue el impacto de Paul, quien siguió la campaña de Alemania y también vaticinó al vencedor de la final y del cotejo por el tercer puesto, que después de su muerte (26 de octubre de 2010), el Sea Life Centre de Oberhausen, lugar donde vivió, le construyó un monumento.

El pulpo se codeó en popularidad con las estrellas del universo futbolístico y llegó a ser motivo de películas, como Kill Octopus Paul (Matar al Pulpo Paul), además de embajador oficial de la candidatura de Inglaterra para organizar el Mundial 2018.

El mundo le ponía pausa a su marcha ante los encuentros de la Copa del Mundo y también en ese instante en el que Paul definía a su ganador. Su total eficacia lo convirtió en un personaje emblemático de Sudáfrica 2010.

Ahora llegó el momento del Gato Aquiles, que ya acertó su primer pronóstico.

El felino vive en el Museo Hermitage de San Petersburgo y su elección para dar las predicciones tuvo que ver con que es sordo y de esta manera sufre menos el estrés por el ruido que genera la gente al juntarse a ver sus pronósticos.

El Pulpo Paul fue foco de atención masiva en Sudáfrica 2010 y su actividad repercutió en los vastos rincones del planeta. El Gato Aquiles está ante la difícil tarea de imitarlo y el tiempo dictaminará su performance como oráculo del Mundial de Rusia.

Atención editores

Inicio de sesión