Un viaje al pasado con la impronta del presente

Telstar 2018, la pelota tecnológica

Por Rodrigo Márquez (@Rodri0304)

Además de los seleccionados, con sus respectivos jugadores y entrenadores, de los árbitros, la aplicación del VAR y los imponentes estadios, un elemento central en todo Mundial es la pelota elegida. Telstar 2018, creada por Adidas, será el balón para la presente edición y se caracteriza por su contenido histórico y a la vez innovador.

El elemento más llamativo del esférico que será protagonista en las 12 canchas de Rusia es un chip que permite interactuar usando un smartphone o tablet, gracias a una tecnología digital (NFC) que posibilita que dos dispositivos generen acciones una vez conectados uno con el otro.

Esta herramienta no tendrá ningún efecto en los partidos pero si en los aficionados, ya que aquel que compre la pelota oficial podrá vincularla con su celular y accederá a una página web con contenidos y retos exclusivos propuestos por FIFA.

En cuanto a la geometría de la Telstar 2018, algo fundamental para los equipos, (sino pregunten a los arqueros de Sudáfrica 2010), indefensos ante la caótica Jabulani, se hicieron experimentos aerodinámicos de velocidad máxima y resistencia y el resultado dio una diferencia de apenas 0,05 con balones fabricados por otras marcas.

La traducción indica que no presentará dificultades para los seleccionados, aunque Argentina, España y Alemania, que entrenan con balones Adidas, podrían tener una leve ventaja sobre Brasil, Francia e Inglaterra.

El esférico de Rusia tiene su antecesor en 1968, cuando se fabricó la Telstar empleada en los mundiales de México 1970 y Alemania 1974. Por primera vez se creaba una pelota especial para fútbol.

Su nombre tiene que ver con el universo espacial, ya que estuvo inspirado en el primer satélite de comunicaciones que se lanzó a la órbita de la Tierra, en el año 1962. Esto se debió a su similar fisonomía con aquel aparato, que era de forma circular y tenía paneles solares poligonales.

La pelota de Rusia 2018 será de agrado para los más clásicos, con el tradicional aspecto blanco y negro después de lo que fue el blanco y dorado de la Jabulani (Sudáfrica 2010) y la multicolor Brazuca (Brasil 2014).

Con componentes históricos que invitan a rememorar el pasado y la incorporación de elementos tecnológicos característicos de los tiempos que corren, la Telstar 2018 debutó con éxito en el partido entre Rusia y Arabia Saudita, besando la red en cinco oportunidades. 

 

 

 

Atención editores

Inicio de sesión