Marcha del orgullo gay a la par de festejos mundialistas

México ganó en la cancha y en la calle

Mientras que la FIFA no deja de multar a México por un grito homofóbico en los estadios, en las calles del país azteca se vivió una convivencia poco común: banderas del arcoiris junto a camisetas de la Selección.

La marcha del orgullo gay coincidió con la victoria del equipo ante Corea del Sur y eso hizo que unos y otros salieran a celebrar al mismo tiempo en la zona del Monumento del Ángel de la Independencia.

"Ojalá que olvidemos ese grito y se transforme en otra cosa", expresó Carlos Mier, de 43 años, que salió con su familia a festejar el triunfo por 2-1. Se refería al "eh, puto", que gritan algunos aficionados en los saques de meta del portero rival.

"De alguna manera México claro que está cambiando", afirmó, mientras se cruzaba en el Paseo de la Reforma con personas vestidas con trajes de plumas y collares de flores con los colores de la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales).

Cuando terminó el partido, hinchas que estaban en la Plaza del Zócalo siguiéndolo en pantallas gigantes o en restaurantes de otras zonas caminaron hacia el Monumento al Ángel de la Independencia, lugar por excelencia de los festejos futboleros.

Ahí apenas estaba empezando a prepararse la celebración LGTBI, pero había ya muchas parejas del mismo sexo tomándose fotos y caminando con las banderas multicolores, bailes de transexuales en las esquinas y hombres de torso desnudo y taparrabos.

Ciudad de México es una de las más tolerantes con la comunidad lésbico-gay, pero el escenario no es igual en todo el país, donde no siempre las personas de este colectivo pueden mostrar abiertamente sus preferencias.

Sin embargo, muchos en la marcha consideraron que la nación está dando pasos hacia una mayor apertura e incluso se ríen cuando se les pregunta si consideran homofóbico el grito sancionado por la FIFA.

Los hinchas caminaban por el Paseo de la Reforma cuando apenas empezaban los preparativos para la marcha del orgullo gay. La policía no reportó ningún accidente en lo que fue así un triunfo de la tolerancia y el respeto a las distintas identidades de género. México ganó en la cancha y en la calle. (Dpa)

Atención editores

Inicio de sesión